hacienda queiles

proceso proceso

El proceso de elaboración del aceite de oliva virgen extra Abbae de Queiles comienza con la recogida de la materia prima, las aceitunas, cuya cosecha se realiza entre finales del mes de octubre y la primera quincena de noviembre. Siempre dependiendo del momento idóneo de maduración en que se encuentre el fruto y que se determina, entre otros aspectos, por su índice cromático.

La recogida de la aceituna, en la Hacienda Queiles no se efectúa vareando los árboles, una práctica muy común en la mayoría de los olivares, sino que se realiza de forma manual para evitar, de esta forma, que el árbol y el fruto sean dañados. Así, una vez recolectadas, las aceitunas se transportan en cajas, con un peso mínimo, directamente hasta la almazara ubicada en el mismo pago. Gracias a la cercanía de la almazara a la materia prima, se logra acelerar el proceso de la producción del aceite, siendo el tiempo máximo entre la recogida y la molturación de las aceitunas de unas dos horas. Un tiempo mínimo, con el que también se reduce la oxidación de los frutos, que nada más ser arrancados del árbol comienzan a perder propiedades.

La elaboración del aceite Abbae de Queiles, se realiza empleando la última y más moderna tecnología, a la vez que se sigue manteniendo un cuidado casi artesanal. Dos requisitos indispensables para conseguir un producto excelente en el que los parámetros de calidad priman sobre otro tipo de aspectos.