hacienda queiles

clima clima

Este terreno, de suelos pedregosos y pobres, está fuertemente marcado por una climatología dura y de fuertes contrastes, con temperaturas extremas tanto en la época de invierno, como en el verano. Este clima viene además determinado por las casi perpetuas nieves de la Sierra del Moncayo, que permite contemplar su cumbre teñida de blanco hasta, prácticamente, el mes de junio y también, por el fuerte viento del norte con nombre propio, el cierzo, que recorre la depresión del Ebro, propiciando, a su paso por el pago, que se sanee el olivar. Dos características que imprimen a su vez una singularidad al pago de Hacienda Queiles y también al aceite que allí se produce, el aceite Abbae de Queiles, un producto diferente que se distingue gracias a todas estas peculiaridades del entorno en el que se cultiva su materia prima, la oliva.